sábado, enero 06, 2007

LOS NIÑOS “BRUJOS”

Comprender el fenómeno de los niños expulsados de casa por brujería, requiere el conocimiento de ciertas coordenadas culturales:

1-En las sociedades africanas, la causalidad natural tiene muy poco espacio, normalmente siempre se buscan causas personales para explicar los acontecimientos (por ejemplo, si el padre no encuentra trabajo es porque su sobrino –que ha sido acogido en su casa- tiene poderes de brujería y se lo impide, y no por la difícil coyuntura laboral).

2-Una derivación del principio anterior es que, normalmente, los acusados o culpables, suelen ser siempre personas indefensas (viudas, niños, ancianos, deficientes mentales, paralíticos, etc). Nunca se acusa de brujería a una persona rica y poderosa.

En el caso que nos ocupa, es corriente que, en vez de reconocer que no puedo mantener al hijo de mi hermano (lo cual atentaría al espíritu de solidaridad familiar), lo acuse de brujo, teniendo así la excusa para deshacerme de él dejándolo en la calle. También se da la misma situación en el caso de padrastros o madrastras que no aceptan los hijos del anterior matrimonio del cónyuge.
De una forma muy resumida éstas son las bases del fenómeno de los niños de la calle que se han encontrado en esa situación por acusaciones de brujería.

Etiquetas:

2 Comments:

At 6/19/2007 10:22:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

¡Pobrecitos! Pues tráetelos.
Aquí cabemos todos.
Ya los adoptaremos, porque aquí hay muchos matrimonios que no pueden tener hijos y seguro que estarían encantados de adoptar uno o dos por pareja.

 
At 6/20/2007 10:16:00 a. m., Blogger Francesc Xavier Sanuy said...

No es tan fácil sacar niños para que los adopten. En todo caso sería sólo una solución de emergencia. La verdadera solución pasa por una buena sensibilización (es eso lo que intentamos hacer cuando llevamos a los hombres ha hacer la experiencia de encuentro con Cristo).

 

Publicar un comentario

<< Home