viernes, julio 20, 2007

PEDID Y SE OS DARA

El P. Ramón salió a pasear por la playa en aquella calurosa tarde de verano; le gustaba sentir la arena caliente bajo la planta de los pies.
Su paz fue perturbada por una hermosa joven en bikini que pasó haciendo footing cerca de él.
Sus ojos la siguieron como hipnotizados.
Volviendo en sí, recordó la frase de Jesús “El que mira una mujer deseándola en su corazón ya cometió adulterio con ella”.
Pero sus ojos miraron de nuevo a aquel prodigio de la naturaleza, que, para desgracia suya, se había detenido 20 metros más adelante para hacer ejercicios gimnásticos.
Elevando los ojos al cielo dijo: “Díos mío, líbrame de la tentación”.
Pero volvió a mirarla con atención mientras avanzaba lentamente.
Segundos después pisó los restos de una botella rota y los cristales se incrustaron profundamente en su pie derecho.
Mientras caía al suelo gritando de dolor recordó la frase: “Pedid y se os dará”.

Etiquetas: ,

5 Comments:

At 7/20/2007 03:39:00 p. m., Anonymous +Sergio said...

Muy interesante sí Señor!

Esto me sugiere, que no todo está en el señor, que no hay que tentarle a que nos ayude siempre sobremanera. El nunca nos deja mas allá de nuestras fuerzas en cualquier batalla, que estemos dispuestos a enfrentar hasta el final, y no es el caso de este relato.

Si ponemos de nuestra parte con firmeza ya se evita la tentación.

No se puede pedir y seguir mirando, eso es tentar a Dios, nosotros, precisamente que le desobedecemos.

Como cuando Dios en el A.T. dijo; marchad de ese lugar y no miréis atrás, y quién lo hizo se convirtió en estatua de sal, creo recordar si no me equivoco.

Hay que poner siempre de nuestra parte, sólo pedir cuando de verdad nos falten las fuerzas y con humildad.

Es mi opinión.

Dios les bendiga.

+Sergio

Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

 
At 7/20/2007 07:16:00 p. m., Anonymous +Sergio said...

Cambiar al Mundo

Un día comencé queriendo cambiar al mundo y comencé por intentarlo. Al cabo de un tiempo me di cuenta que me era imposible, por lo que pensé mejor en cambiar a mi nación.
Después de intentarlo me di cuenta que no pude, por lo que decidí cambiar a mi comunidad. Después de un tiempo de intentarlo no pude, por lo que decidí cambiar a mi
familia.

Pero al cabo de un tiempo me di cuenta que no pude y ahora en mi lecho de muerte he llegado a la conclusión de que debí de haber cambiado yo primero, ya que de esa manera y con mi ejemplo mi familia cambiaría, a su vez mi familia con su ejemplo cambiaría a mi comunidad, la cual cambiaría a mi nación, la cual lograría cambiar por fin al mundo.

1 Timoteo 4:12
Ninguno tenga en poco tu juventud; pero sé ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe, en limpieza

Bendizione

+Sergio, del Sagrat Cor de Jesús!

 
At 7/21/2007 09:59:00 a. m., Blogger Francesc Xavier Sanuy said...

Interesantes tus comentarios. San Ignacio de Loyola dice que no sólo hay que resistir a la tentación, sino hacer lo diametralmente opuesto a lo que sugiere.

 
At 7/21/2007 11:25:00 a. m., Anonymous +Sergio said...

Hacer lo diametralmente opuesto...

Claro!

+Sergio

Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

 
At 7/21/2007 02:16:00 p. m., Blogger Crispal said...

Muy buena anécdota, "el Señor escribe derecho con renglones torcidos". ;-)

 

Publicar un comentario

<< Home