jueves, abril 05, 2007

LA MISION DE LOS COOPERADORES PARROQUIALES DE CRISTO REY

Nuestra misión apunta ante todo a llevar a los hombres (varones) al encuentro con Jesucristo, y esto principalmente por medio de los Ejercicios Espirituales. Los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey organizamos cada mes un retiro de tres días para que, a través del silencio y la oración, los hombres puedan encontrarse con Dios. Esos hombres transformados
serán un germen de cambio en la familia, la sociedad y en las parroquias. A veces la ayuda financiera al tercer mundo se “evapora” a causa de la corrupción que hay a todos los niveles, por eso es necesaria una acción a nivel educativo, y es lo que nosotros hacemos a través de la experiencia espiritual de los Ejercicios: nosotros unimos la experiencia religiosa-espiritual con la sensibilización social (a parte de esto también ayudamos económicamente a un dispensario, un centro de formación y a una escuela, aunque nosotros no nos ocupamos directamente de estas obras). Como pueden ver tenemos una misión bastante especializada en la Iglesia.

Es tradición entre nosotros tomar nota de los testimonios compartidos al final de cada experiencia. Iré poniendo algunos de ellos en el blog. No se olviden de rezar por el buen desarrollo de esta experiencia. Gracias.

Ejercicios Espirituales del 25 al 28 de enero de 2007 - Casa « Kristu Mokonzi » - CPCR en Kinshasa, R.D.CONGO (@ Hno Arnold MUKIELE, novicio cpcr)

Este Retiro contó con la participación de 38 personas, entre adultos y jóvenes.

Un técnico de informática: la vida en este mundo es una peregrinación, por lo que necesita de tiempos de reposo y de beber de la fuente. Este retiro ha sido para mí un momento de reposo en el Señor y de aprovisionamiento para seguir la marcha.
Un estudiante: Esta experiencia me ha ayudado a descubrir lo necesario que es el silencio interior para el diálogo con Jesús. Finalmente aprendí que el silencio es un factor importantísimo que permite entrar en mi foro interior y entrar en la intimidad con Jesús.
Un maestro: Fuertemente impresionado por la grandeza del amor que el Señor tiene por mí y por todos los hombres, he comprendido que no existe, fuera del amor, ninguna otra realidad que permita construir y mantener la armonía en las relaciones interpersonales y con Dios.
Un secretario general honorario: Viniendo aquí, no tenía ninguna idea sobre lo que pasaría durante estos tres días. Esta experiencia me ha dado ideas claras sobre lo que es un ‘Retiro ignaciano’, y me ha ayudado realmente a tomar conciencia de mi compromiso en la parroquia. Ahora sé que yo sirvo y cómo debo hacerlo.
Un jubilado: Durante este Retiro he hecho la experiencia de la misericordia de Dios y de su presencia en mi vida. Regreso muy satisfecho porque ahora sé que Dios me ama como su hijo.
Un funcionario: Participo regularmente a la Eucaristía, pero sin tener mucha consciencia de su sentido. Este Retiro me ha permitido comprender qué es realmente la celebración eucarística y el lugar que ella ocupa en mi vida de cristiano. Regreso satisfecho de este descubrimiento.
Un preceptor de escuela: Yo no sabía absolutamente nada ni de un Retiro ignaciano ni de los Ejercicios espirituales. Este retiro me ha hecho descubrir que los Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola son un camino hacia la conversión personal.
Un jubilado: Es mi tercer retiro. Venía con el deseo de reencontrar el Señor Jesús; El ha colmado mis expectativas. Regreso con la consciencia de que El es realmente mi Dios y yo su creatura. Desde ahora toda mi vida se orientará enteramente buscando Su gloria y Su servicio.
Un estudiante: Durante esta hermosa y formidable experiencia espiritual, he adquirido el espíritu del perdón y el deseo de reconciliarme con Dios y con mis hermanos, sobre todo con aquellos que siempre consideré como mis enemigos acérrimos.
Un estudiante: Hace 15 años que no me acercaba al sacramento de la Reconciliación. Este retiro me ha ofrecido la ocasión de confesarme de nuevo, descubriendo en ese sacramento del Amor, la Dulzura, la Ternura y la Misericordia de Dios. Desde ahora yo sé que es Dios mismo quien toma la iniciativa; es El quien da la gracia y la fuerza a sus hijos de volver a El. Me siento realmente liberado.

Etiquetas:

1 Comments:

At 4/05/2007 09:50:00 p. m., Anonymous +Sergio said...

Hola, Francesc

Hace poco hablé con una hermana de tu congregación, hablámos de cosas buenas del señor, de nada malo ni de malas experiéncias de la vida, eso sólo lo haría con gente de mas trato, así es.

Ciertamente esa conversación fué muy buena para ambos.

Me impresionó muy gratamente, pero de vuelta a las circunstáncias del mundo ya estoy en el trabajo de cada día, la família y demás.

Todo muy bién.

Quizás algún día vaya con mi mujer a uno de esos retiros espirituales, de que expones, Dios mediante, hasta entonces sólo voy a orar por vosotros, ya que creo en vuestra obra.

Un saludo, hermano.

Dios te bendiga, y a vuestra obra, en estos tiempos de tantas divisiones.

Sergio

 

Publicar un comentario

<< Home